Ir al contenido principal

Entradas

Los niños sacrificados

  Hace alrededor de 30 años, cerca de la cima del volcán Luullaillaco , en Argentina, el descubrimiento de los restos de tres niños conmovió a la comunidad científica y al  mundo en general. El hallazgo constituyó un fascinante misterio debido al nivel de conservación de los infantes y la macabra historia que podría explicar el destino sufrido por los tres pequeños.   En 1990 un explorador de la Nathional Geographic Society llamado Johan Reinhard junto a su colega Cosntanza Ceruti comandaban una expedición por el área cuando descubrieron, para su sorpresa, los cuerpos de los tres niños en la cima del volcán Luullallaco. Estudios luego realizados revelaron que los infantes era de origen inca y de acuerdo con la tradición de esta tribu fueron ofrendados a la montaña como parte de un ritual sagrado efectuado quinientos años atrás, conocido como "capacocha". "La Doncella"   Para los incas en la "capacocha" los niños no fallecían, se sumergían en un tránsito pa
Entradas recientes

El ángel de los inocentes

 El pasado 7 de junio se conmemoró el natalicio de una mujer de ciencia que ha salvado a millones de recién nacidos alrededor del mundo, Virginia Apgar fue una doctora estadounidense especializada en el campo de la anestesia y la pediatría, creció hasta convertirse en líder en la anestesiología y teratología, estudiando las anomalías y malformaciones en organismos animales y vegetales y fundando el campo de la neonatología.  Virginia se graduó con honores en 1933, siendo el cuarto mejor expediente de su clase, junto a su ansiado título de doctora le llegó también una gigantesca deuda financiera,en aquel entonces incluso los cirujanos masculinos luchaban para conseguir trabajo en la ciudad de Nueva York, y con el machismo acostumbrado por su condición de fémina le sería aún más difícil, por lo que decidió tomar el consejo de uno de sus profesores, quien, impresionado por sus habilidades, abogaba porque se dedicara al emergente campo de la anestesiología.   Siguiendo el consejo del prof

La poetisa africana

  Su nombre fue el del barco que la sacó de su natal Senegal , su apellido el del mercader que la compró; Philips Wheatley fue puesta a la venta en Boston con tan solo 7 años, palpada desnuda, examinada como un animal para su compra.   A los 13 dominaba ya el idioma de la patria que le fue impuesta y escribió su primer poema, asombrando a todos a su alrededor. La familia Weatley, quienes la habían enseñdo a leer y escribir, al ver su talento la exohrtaron a seguir cultivando su don. A los 20 fue sometida a un extenso escrutiño a manos de 18 letrados con peluca , que la hicieron recitar a Milton,Virgilio y citar la santas escrituras de la Biblia.  Fue puesta bajo juramento y cuestionada sobre la autoría de sus poemas, pues en la mente arcaica y racista del mundo era inconcebible que poseyera tal talento, pasaron largas horas hasta que los licenciados no tuvieron más opción que aceptarla,era mujer, negra y esclava, pero era poeta.  Fue la primera escritora afroamericana en publicar un li

El pasado de las cartas

 Siguiendo la estela esotérica del artículo anterior llegaron a mí retazos de mi infancia en las que andando con mi madre por los rincones de La Habana Vieja, encontramos en incontables ocaciones pintorescas ancianas vestidas de gitanas acubanadas, con tabacos y cestas de flores, que proclamaban poder leer nuestro futuro en un pequeño mazo de naipes.   Si bien es cierto que la mayoría de aquellas señoras eran meras actrices poniendo su show a la venta del turismo cautivado por la misticidad de la isla y que muchas siguen allí, en el mismo sitio, o han sido sustituidas por versiones más jóvenes versadas en el mismo oficio; el don de adivinar futuros en las cartas si existe, no sé si provisto por un ente divino que guía al consultante, por una básica lectura psicológica del consultado, o por mero azar; el tarot es una forma de adivinación que acompaña a la humanidad hace siglos, seductor y embriagador mazo de naipes que vaticina nuestro futuro, nos recuerda de nuestro pasado o nos guía e

El profeta dormido

Nacido en Kentucky en 1877, Edgar Cayce, logró una despampanante fama gracias a los poderes mentales que se le atribuían y le permitían sanar enfermos, profetizar el futuro y darle un vistazo al pasado a través de los ojos de los fallecidos.   A la temprana edad de 7 años los dones empezaron a manifestarse en el pequeño Edgar, que fue tildado de loco y ridiculizado por las personas en su entorno cuando decía poder ver el aura de los vecinos, escuchar voces fantasmales e interactuar con apariciones ectoplásmicas del pasado.  En estos años infantiles sufrió un colapso inexplicable, fue declarado clinicamente muerto y luego de un corto tiempo se levantó para sorpresa de todos, en plenas facultades físicas y mentales. Su vida transcurrió normalmente, con sus matices psíquicos que le concedían ciertas facultades de las que muchos carecemos, hasta que a sus 23 años su voz se ausentó por 12 meses, afonía total que solo se curó cuando se sometió a una hipnosis profunda a manos de hipnotizador

El planeta que debería llamarse océano

  El azul profundo y misterioso del océano viste más del 70 % de nuestro planeta. Dueño de una belleza indescriptible en su superficie y una aún más deslumbrante en sus profundidades, es fuente de vida y sustento, no solo para nosotros, sino para todos los organismos de la tierra.    El océano es responsable por la producción del 50% del oxígeno del planeta, y es el hogar de la mayor parte de la biodiversidad de la tierra, posee desde la vida microscópica hasta el animal más grande que haya vivido en nuestro mundo; es responsable de regular el clima, pues absorbe una cuarta parte del dióxido de carbono emitido a la atmósfera y cerca del 90% del calor extra causado por el calentamiento global y con los efectos de calentamiento y enfriamiento de las corrientes marinas estabilizan las temperaturas, que de lo contrario no podrían sustentar la vida.   Sin embargo, el hombre en su afán destructivo ha mermado el 90% de las grandes especies marítimas destruido el 50% de los arrecifes de coral,

La fiebre de las reliquias

 Los restos corporales de los mártires o los santos a los que se adora en el cristianismo, los objetos que se asocien a los mismos y su martirio se clasifican como reliquias, y constituyen uno de los elementos característicos más vistosos del cristianismo.    Las reliquias se almacenaban en relicarios especiales y se colocaban bajo el altar mayor o en la capilla de las iglesias para ser veneradas por los fieles, se creía que dichos vestigios de las santas figuras, emanaban santidad y gracia e incluso se le atribuían efectos milagrosos.   Este culto a las reliquias alcanzó la mayor popularidad durante la Edad Media , llevando a muchísimas La cabeza de Santa Catalina de Siena personas a peregrinar cientos de kilómetros para estar en presencia de alguna. La práctica religiosa fue evolucionando con el paso del tiempo. La historia recoge una anécdota de finales del siglo que describe esta evolución, que tal vez pudiese llamarse deterioro:   Cuentan que la emperatriz Constantina pidió al p