Ir al contenido principal

En los muros de San Isidro

 La capital cubana, siempre hermosa, con su belleza distintiva, que fusiona suntuosos edificios y lujosos  hoteles con ruinas decadentes y humildes moradas a orillas del malecón, vive tiempos agitados, la epidemia que asola al mundo sumada a miles de cambios internos y el descontento de muchos ha traído a los labios  y noticias el nombre de San Isidro, un barrio muy presente en nuestra historia, desde su nacimiento en 1771.

  San Isidro es un Santo Católico canonizado en 1622, fue el primer laico llevado a los altares del catolicismo, a él se ruega para invocar lo mismo la lluvia, el sol que el dinero en caso de necesidades extremas y de él toma su nombre, un icónico barrio situado al sudeste de La Habana Vieja, con alrededor de 13 000 habitantes en 0,3 kilómetros cuadrados. 
  Para muchos conocido principalmente por ser el feudo del famosísimo Alberto Yarini y su corte de meretrices, pero sus raíces cavan mucho más profundo en la historia de nuestra urbe. En este barrio ancestral, de tradiciones centenarias, se estableció el Gobierno de la Isla y el consejo de defensa de La Habana en los días del sitio de ciudad por los ingleses. 
 En sus dominios se asienta " La Iglesia del Espíritu Santo", la más antigua de La Habana y el templo católico más elegante y suntuoso de toda la urbe: "La Iglesia de La Merced", donde la burguesía habanera celebraba sus bodas más selectas."La Alameda de Paula",el primer paseo con que contó la metrópoli, se localiza en este territorio, y por si fuera poco en su seno vio la luz por primera vez nuestro  José Martí.

 

En el inicio:


 

En el siglo XVIII, San Isidro era una colección de huertas que prosperaban, alimentándose de su suelo, arrulladas por la brisa marina que las visitaba a diario,  con el pasar de los años y la caída de la Muralla que envolvía a La Habana empezaron a aparecer en las calles del humilde barrio lupanares en los que las prostitutas patrullaban las noches, ejerciendo su oficio antiquísimo.
 Más tarde, bajo el gobierno interventor norteamericano se comienza a instaurar San Isidro como zona de tolerancia, empezaron a llegar mujeres de todas las calles habaneras, hermosas isleñas, con el sueño de una vida mejor, mulatas refinadas con gloriosos cuerpos del ébano mas brillante, despampanantes féminas arribaban desde el interior de la isla, esperando labrarse un futuro en la capital con el sudor de sus muslos, hasta exóticas mujeres llegaron de más allá de los mares para unirse a la horda regida por el devenido en leyenda, Alberto Yarini.
  La muerte del célebre chulo, dio culminación a una época y el barrio volvió a reinventarse, durante las décadas iniciales del siglo XX casas unifamiliares de una sola planta y techos de tejas son reemplazadas por edificios de apartamentos , en 1950 llegan los inmuebles dedicados a oficinas, acompañados de parqueos y almacenes en respuesta a las necesidades de los muelles cercanos.


  La memoria musical también del barrio atesora grandes talentos que en él tuvieron su hogar y
comienzos, entre rumbas de cajón y cantos africanos, virtuosos cubanos como el cantante Miguelito Valdés, Siro Rodríguez, integrante del conocídisimo Trío Matamoros y el trompetista Félix Chapotín. Hasta el árbol sagrado de la religiones afrocubanas, donde viven todos los orishas tiene su hogar en el "Parque de la ceiba" , lugar de recreo y descanso de los lugareños.
 Extendiéndose desde la calle Egido hasta la Avenida de Puerto, entre la calle Acosta y Desamparados, contado como eje principal a la calle de igual nombre, bordeado por edificaciones coloniales y neo-clásicas hoy vuelve a la historia de nuestra patria el barrio que tan profundo cala en nuestra historia, definiéndose centro de uno de los movimientos más polémicos y activos de nuestro días.. 

Comentarios

  1. Gran articulo , acorde con la relevancia que está ganando ese barrio .

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

5 Historias de Terror Cubanas

  El ser humano en toda su complejidad es sumamente atraído, a veces inexplicablemente, a las historias  y sucesos grotescos que inspiran terror o repulsión, en busca del escalofrío extasiante inspirado por tales historias y a pesar del insomnio al que conllevan  en ocasiones a las mentes mas impresionables.   Por supuesto, el afable cubano no es excepción a esta regla universal, y aunque no destaquemos en la industria del terror cinematográfico, nuestros campos y ancianos narran leyendas y supersticiones antiquísimas que ponen los pelos de punta.   El niño del diente largo:   Cuenta la leyenda en una de sus versiones transmitidas oralmente que una horrible noche de tormenta un jinete y su caballo se vieron forzados a atravesar el monte para llegar a casa y mientras lo hacía escuchó un llanto proveniente de un matorral, tan fuertes eran los quejidos que sobrepasaban el ruido ensordecedor de las copiosas gotas de agua al estrellarse en el suelo.   Cautelosamente y haciendo caso omiso de

Ser y Durar

   En su afán de volar y desafiar la gravedad el hombre siempre ha buscado nuevas formas convertir el fuego de su espíritu  en veloces giros y audaces saltos gráciles dejándose fluir con la mágica energía de la naturaleza que muchas veces dejamos de sentir en nuestra vida cotidiana, bajo estos conceptos naturales de gracilidad y extrema precisión se define el Parkour como expresión de máxima libertad mediante el movimiento. «Être fort pour être utile»,-  «Ser fuertes para ser útil » bajo este lema  Georges Hébert , oficial naval francés y precursor del parkour en Europa ,coordinó el rescate heroico de alrededor de setecientas personas durante una catastrófica erupción volcánica en Martinica en el año 1902 poniendo en uso una serie de habilidades atléticas que observó de las tribus indígenas que conoció en África y de las cuales expresó:¨sus cuerpos eran esplendidos, flexibles, ágiles, hábiles, exactos y resistentes sin mas entrenador en la gimnasia que su vida en la naturaleza¨  A su r

Pandemias en la historia de la humanidad

 En los días que transcurren nuestra realidad personal y mundial se ha visto drásticamente cambiada, la llegada del SARS-COV 2 ha sacudido nuestra vida, modificando hasta los hábitos más simples, muchísimas personas han enfermado y fallecido a causa del la terrible pandemia, que también ha cobrado un gran costo psicológico en muchos de nosotros.   Pero no es la primera vez que que la humanidad enfrenta y supera una pandemia de proporciones devastadoras, la enfermedad forma parte indisoluble de nuestra historia y en varias ocasiones enfermedades contagiosas han asolado nuestro mundo, propagándose velozmente de región en región, dejando muerte y desesperación a su paso .      Plaga de Atenas 430 a. C - 426 a. C   Fue la primera epidemia urbana registrada, tuvo efectos devastadores, costando la vida de casi  la mitad de la población de Atenas (300 000 personas) , convirtiéndose rápidamente en una pandemia mundial, según investigadores la peste de Atenas fue una epidemia de fiebre tifoidea